El desayuno ¿la comida más importante?

¿Es el desayuno la comida más importante del día?

Actualmente no existe evidencia científica para decir que el desayuno sea la comida más importante del día.

Podemos definir el desayuno como terminar con el ayuno (des-ayuno), por tanto es la primera comida que realizamos en el día, pero eso no quiere decir que tengamos que realizarla nada más levantarnos. Algunas personas necesitan desayunar nada más levantarse, mientras que otras prefieren esperar un poco, y ambas opciones son saludables. Nuestro organismo está mediado por hormonas que nos avisan cuándo necesitamos comer y cuándo no, este aviso viene con la sensación de hambre.

A parte de desayunar cuando tengas hambre, intenta hacer una buena elección del mismo, priorizando alimentos con un buen perfil nutricional.

¿Qué debe incluir un buen desayuno?

Empezar el día con un lácteo, normalmente acompañado de cacaos azucarados o café con azúcar y cereales, galletas o productos similares, no es la mejor elección para empezar el día, aunque esta sea la opción más extendida y que nos han enseñado desde la infancia.

Tu desayuno puede incluir todos aquellos alimentos que te apetezcan, siendo recomendable elegir alimentos con un alto valor nutricional y reduciendo el consumo de ultraprocesados, azúcares y grasas de mala calidad.

Un desayuno nutritivo y saludable, es un desayuno que sea rico en vitaminas, minerales y proteínas, pudiendo incluir también carbohidratos y grasas de buena calidad.

  • Frutas enteras o verduras. Alimentos ricos en vitaminas y minerales.
  • Huevos, lácteos, pescados, legumbres… Nos aportan proteínas de calidad.
  • Frutos secos y semillas, ricos en minerales, proteínas y grasas saludables.
  • Alimentos ricos en grasa como el aguacate, el aceite de oliva o el pescado y los frutos secos, ya mencionados.
  • Cereales como la avena o el trigo sarraceno o tostadas de pan 100% integral. Alimentos ricos en carbohidratos de buena calidad.

Ideas de desayuno saludable

  • Gachas de avena con kéfir, nueces, naranja y coco rallado.
  • Kiwi y tostada de pan integral con salmón ahumada y tomate.
  • Yogur natural con almendra, plátano, semillas y trocitos de chocolate.
  • Tortilla francesa con queso crema y frutos rojos.
  • Tostada de pan integral con crema de cacahuete y plátano, junto con un huevo duro.
  • Crepes de trigo sarraceno, con chocolate y manzana.
  • Yogur natural con frutos secos, acompañado de una naranja con canela.
  • Revuelto de huevo con espinacas y fresas.
  • Tostada con hummus y semillas. Caqui.

Las opciones pueden ser infinitas, deja volar tu imaginación e intenta no desayunar todos los días lo mismo.

Deesayuno
Desayuno saludable
Desayuno saludable
Desayuno saludable
Desayuno saludable